viernes, 5 de julio de 2019

Curso de Especialización en Acompañamiento Terapéutico 2019-2020




Curso de Especialización en Acompañamiento Terapéutico.
4º Edición. Madrid Oct. 2019-2020

Introducción al Acompañamiento Terapéutico
Teorías del Vínculo y el pensamiento relacional
El cuerpo en acción y en relación: Aportes del Psicodrama
La clínica del detalle: Niveles de análisis
El encuadre y la demanda
Intervención con familias
Ética de la amistad
Violencia en la relación terapéutica
La supervisión de casos y la supervisión del profesional.

Frecuencia mensual 80€/Mes
Consultar descuentos a estudiantes y desempleados.

Andrea Montuori
Psicodramatista y trabajador social, co-fundador de la Asociación de Acompañamiento Terapéutico y Teatro Espontáneo Pasos. Director de la compañía de teatro espontáneo L´Impegnata. Trabaja en el Equipo de Apoyo Social Comunitario de Colmenar Viejo. Ha sido Supervisor de los Equipos de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid.

Alejandro Chévez
Psicólogo y acompañante terapéutico desde el 2000. Formador y supervisor de acompañantes terapéutico desde el 2004. Psicodramatista. Organizador de las Jornadas Madrileñas de Acompañamiento Terapéutico y del I Congreso Español.  Coordinador del libro “Acompañamiento Terapéutico en España”.

jueves, 21 de febrero de 2019

Presentación


Me gustan las terapias que enseñan a pensar, pero más cuando saben que para aprender a pensar hay que aprender a sentir. En mi consultas de Madrid y Navacerrada te ofrezco un espacio tranquilo y acogedor, respetuoso con tu punto de vista, donde te propongo abordar cada situación  a través del diálogo y el juego.

Mi forma de trabajar se basa en el modelo relacional psicoanalítico,  incorporo técnicas psicodramáticas y sistémicas, en el trabajo individual, grupal y familiar, para que la experiencia terapéutica sea una forma de exploración y descubrimiento compartido.

Un saludo
Alejandro Chevez

domingo, 4 de noviembre de 2018

Encuentros entre el Acompañamiento Terapéutico y el Psicodrama


Ponencia: XI Congresso Internacional de Acompanhamiento Terapêutico
Noviembre, 2017
Presentación del Eje temático: La técnica del acompañamiento terapéutico

Autor: Alejandro Chévez

“En los primeros años (1908 a 1921), el psicodrama se desarrollaba en la vida, en la calle, en los parques y en los hogares. No teníamos entonces escenario para el psicodrama […] El problema que traté de resolver fue como crear una forma de `drama´ que estuviese de acuerdo con el criterio del encuentro”. Moreno “El psicodrama. Terapia de a acción y principios de su práctica”, p.40

Concibo el Acompañamiento Terapéutico como una metodología de fundamento relacional, centrado en la acción y el movimiento, orientado a producir un encuentro vincular subjetivante que se mantenga en el tiempo. Se opone, por lo tanto, a la inmovilidad solitaria del diván y a la alienación del diagnóstico.

Con fundamento relacional me refiero a que la realidad es social, el hombre es indivisible de su entorno y éste está compuesto de relaciones, en tanto somos el contexto de otros, no hay existente aprehensible por fuera de este tejido relacional, por lo tanto, el individuo no existe. La unidad mínima del hombre es el vínculo, por lo que “toda consideración que no incluya esta díada mínima no es más que una mera especulación donde uno de los componentes de la díada se excluye artificialmente” (D. Bustos, 1992). Ésta no es una mera apreciación filosófica, sino que rubrica el encuentro como única posición existencial válida en psicoterapia. La realidad es el producto de una realización grupal, y todo acto es una realización psicodramática (psyche/vida y drama/acto).

Por lo tanto, como premisa, las técnicas del Acompañamiento Terapéutico irán dirigidas a crear un vínculo sano para el acompañado a través de sus actos, esto es, la construcción activa de un contexto facilitador en el que, como mínimo para funcionar, debe aportar una seguridad y confianza que dé lugar a un proceso de subjetivación y diferenciación.

Un vínculo sano  es aquel en que hay una comunicación abierta que da lugar a la creatividad, al aprendizaje recíproco y al afecto positivo  (E. Pichón Rivière, 2000). Un aprendizaje recíproco implica una transformación no solo del acompañado, sino de todo el sistema paciente-acompañante. A este sistema, lo denomino grupo diádico, y es el resultado del encuentro del grupo tratante con el grupo familiar, un grupo que acompaña a otro grupo.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

La confianza como base de la psicoterapia


La confianza como base de la psicoterapia
Aportes del Acompañamiento Terapéutico


Dicen que la confianza es lo más difícil de conseguir y lo más fácil de perder, aun así toda relación (y no solo la terapéutica) depende de este factor, ¿permitirías a un cirujano operarte si no le tuvieras confianza aunque de ello dependiera tu vida?¿Dejarías tus ahorros en un banco al que no le tienes confianza?¿pondrías a tus hijos en manos de un cuidador o una cuidadora en la que no confías?¿Dejarías que el destino de tu país dependa de políticos en los que no confías?..., como decía, no  solo la relación terapéutica depende de la confianza. Es un fundamento de la clínica.

Curiosamente la Real Academia Española en su definición de confianza hace alusión a la esperanza, la seguridad y la familiaridad, este último aspecto ha resultado ser para mí una encuentro inesperado en la preparación de este trabajo, pero del todo pertinente. También se da a entender que la confianza está ligada a una acción, o más bien, a un hacer, ¿no es este el hacer del Acompañamiento Terapéutico?.

La confianza, la encontramos como efecto de la Tele concepto Moreniano, que puede resumirse como mutua aceptación durante un encuentro, concepto que incluye a la misma Transferencia, incluso Moreno dirá que la transferencia es el pathos de la tele. En el libro “Bases de la Psicoterapia”, Jacobo Levy Moreno, creador del psicodrama, discute con psicoanalistas de la talla de Franz Alexander o Akherman, que no todo es transferencia, hay elementos Tele que corresponden a factores de la realidad de los personajes que se encuentran, cuestiones como la soberbia, la humildad o la generosidad, que podemos decir que corresponden a la personalidad del terapeuta, más allá de la fantasía que luego envolverá la relación con el nombre de transferencia. De estos factores, también depende la confianza.

Y si es cierto que es tan importante la confianza ¿por qué las escuelas psicológicas o psicoanalíticas dejan esta cuestión en manos de la providencia o de las habilidades supuestas de los futuros terapeutas?, ¿qué es lo que vuelve una relación confiable?. Quizás una respuesta sea la frase que  un profesor que siempre decía: “el análisis personal no te quita la imbecilidad, sino que te ayuda al menos a ser un mejor imbécil”.

Pero seguirme en este razonamiento, si la confianza es la base de toda relación terapéutica, ya que no puede llevarse a cabo ningún tratamiento en desconfianza, es por lo tanto, previa a toda técnica (sea esta psicoanalítica, conductual, sistémica, humanista, etc.), por lo tanto, si el Acompañar se basa en el establecimiento de una relación de confianza y su mantenimiento, ¿no podría decirse que el acompañamiento terapéutico es la base de toda clínica?, ¿no justificaría esto que el Acompañamiento Terapéutico o al menos sus deontología, por decirlo de alguna manera, formara parte del currículo de todo terapeuta?...

Es verdad que la tecnocracia tiene sus tejes y manejes, por ejemplo derivar la confianza desde el terapeuta a su técnica, no es el terapeuta el que merece la confianza, es su metodología. Se trata de que el terapeuta sea un médium entrenado en no interrumpir el feliz desarrollo de la metodología. Ésta estrategia estructuralista, que pone el sujeto al servicio de la técnica, a costa de su arte, pienso que es incompatible con el Acompañamiento Terapéutico, que es una clínica que trascurre de persona a persona.

A esta altura conviene saber que ya no se trata de preguntarse en los espacios académicos si el acompañamiento terapéutico es una clínica, porque  toda clínica ya es acompañamiento,  se trata más bien de circunscribir qué tipo de clínica es el Acompañamiento Terapéutico. 

Pienso que si un tratamiento quiere basarse en la aceptación y no en la obediencia, debe introducir las pautas del acompañamiento:


  •  Creación, ocupación y sostén de un territorio compartido, que llamamos vínculo.
  •  Un enfoque no directivo.
  •  Legitimación del otro como diferencia, respeto por la subjetividad y sus tiempos. 
  •  Reconocimiento de la necesidad de límites que circunscriban la relación, dando un encuadre claro, en cuanto a la definición de la tarea, de los fines y en el contrato, de forma que propicien una buena alianza terapéutica.
  •  Reconocimiento la propia insuficiencia como profesional   que dé lugar a la necesidad de un equipo que lo complemente.
  •  La inclusión de la función de la Supervisión  como soporte y sujeción frente a las vicisitudes del acompañamiento.


Mediante la confianza queremos obtener una relación que sujete una técnica y no al revés, pero que a su vez este sujetada de una política y una ética, a éstas últimas las denomino Política de la Amistad y Ética de la Amistad, ya que dan cuenta del tipo de relación en que se inscribe esta práctica, una práctica que no niega el afecto, ni el defecto del afecto.
Por el contrario, lo afirma.

domingo, 4 de marzo de 2018

El Territorio y la Deriva



 Voy a referirme a dos conceptos en apariencia no muy complejos, el de territorio y el de deriva, nada más dispar a primera vista, por un lado el territorio, recuerda el terruño, la tierra, algo que estaría alrededor de nuestros pies, en segundo lugar la deriva, nos remite a las historias de náufragos, a mar y al océano, a estar perdidos en la nada.

Sin embargo Territorio, concepto especialmente apreciado por los filósofos Deleuze y Guattari, remite al locus de la subjetividad, al sujeto en sus múltiples atravesamientos simbólicos, afectivos, corporales, estéticas y por último y no por ello menos importante,  políticos.

Puede parecer curioso relacionar un concepto con nos lleva a pensar en lo terrestre con el de deriva que, por lo general, nos remite al inmenso mar. Diréis, ¿acaso se trata de hacer territorio en el agua? El agua, ese espacio homogéneo, inasible, infinito... No obstante el mismo océano no está a salvo de los procesos de territorialización, desterritorialización y reterritorialización humanos, allí están atlánticos, índicos y pacíficos sujetos los mismos ritmos y a las mismas leyes de la tierra.

miércoles, 7 de febrero de 2018

Abierta inscripción para la III Jornada Madrileña de Acompañamiento Terapeutico

Buenos días, te invitamos a participar en las III Jornada Madrileña de Acompañamiento Terapéutico, evento gratuito, que se realizará en el Campus de Somosaguas de la Facultad de Psicologia de la Universidad Complutense de Madrid, el lunes 5 de marzo entre las 9hs y las 18hs
Queremos que nos acompañes en este espacio para compartir experiencias y seguir avanzando en la difusión e introducción del acompañamiento terapéutico frente a las nuevas necesidades sociales Te adjuntamos el Programa en el que encontrarás una amplia variedad de temas relacionados con el trabajo actual que se está realizando en este campo.

sábado, 3 de febrero de 2018

Psicodrama y Teatro Espontáneo como herramienta conceptual para el acompañamiento terapéutico de personas con enfermedad mental grave





"Todo confluía en la convicción del valor intrínseco del modelo relacional. "Hay que poner el cuerpo", fue nuestro lema. Nosotros somos el "instrumento terapéutico" por excelencia. Estábamos también yendo por un camino que recogía los frutos de las técnicas psicodramáticas. Martínez, Moccio y Pavlovsky con su integración de las teorías psicoanalíticas y psicodramáticas nos habían enriquecido en lo que significa participar activamente como terapeutas. ¿Nos alejábamos del psicoanálisis al abandonar la abstinencia como regla básica o abríamos nuevas puertas?. Nosotros apostamos por esta segunda posibilidad y ahora en 1991, recogemos los frutos de aquellos años de maravillosa creatividad colectiva". Eduardo Kalina, (1984).

"El acompañante terapéutico, al trabajar en un nivel dramático-vivencial, no interpretativo, muestra al paciente, in situ, modos diferentes de actuar y reaccionar frente a las vicisitudes de la vida cotidiana.".  S. Kuras y S. Resnisky,(1984).

“El verdadero símbolo del teatro terapéutico es el hogar privado” J.L. Moreno, (1993).

Introducción

Los dispositivos de atención socio comunitaria prosperan hoy en día bajo el efecto del crack producido por la implementación política y legal del cierre de los grandes hospitales psiquiátricos a partir de los años ´50. A partir de los años 60 comienza a tenerse noticia de diferentes experiencias en las que los profesionales intervienen en las casas y domicilios de los pacientes, traspasando los límites de la consulta y el hospital.



Surgen en este marco los primeros equipos de Acompañamiento Terapéutico (a partir de ahora AT) sobre las bases teóricas que se disponían en ese momento: psicoanálisis, sistémica, psicología social, a la vez que se relegan otras como la teoría de grupos y el psicodrama.



A modo de introducción de nuestro planteamiento, vale decir que la influencia de esta última, el psicodrama, en la constitución del AT nunca ha sido reconocida suficientemente por los autores emblemáticos de esta disciplina, a pesar de que las alusiones son claras desde los primeros textos.

jueves, 25 de enero de 2018

Homenaje a Mauricio Goldenberg


Imposible no difundir y reproducir la exelente nota aparecida en VITAE Académia Biomédica digital (ver enlace abajo) el detalle calidéz con el que tratan el trabajo de un personaje que ha sido determinante en la historia de la Salud Mental y de la cual es tributario el Acompañamiento Terapéutico, tal como destaca Gabriel Pulice en su Historia del Acompañamiento Terapéutico, en el libro Fundamentos Clínicos.

Esta reproducción del texto se fundamenta en la necesidad historica de difundir su trabajo y fundamentalmente su calidad humana.




¿Qué tienen en común Vicente Galli, Hernán Kesselman, Rafael Paz, Valentín Baremblit, Carlos Slusky, Manuel Kizer, José Melia, Jaime Arroyo, Isaac Levav y muchas otras importantes figuras de la psiquiatría mundial? Respuesta: todos ellos tuvieron la oportunidad de formarse profesionalmente con Mauricio Goldenberg, reconocido personaje argentino, destacado por su revolucionario proceder, en el tratamiento del paciente psiquiátrico, y por haber logrado un acercamiento entre los hospitales, que prestaban este tipo de servicios, y las comunidades, de escasos recursos, dentro de las cuales éstos se hallaban insertos. 

Describirlo no parece tarea difícil para sus colegas y amigos, pues son numerosas las cualidades positivas que de su personalidad suelen resaltar. Su inteligencia, agudeza, precisión mental, amplitud de criterio, su habilidad para comunicarse y su carácter generoso, se cuentan entre las más señaladas. Sara Zac de Filk, en el libro Testimonios para la experiencia de enseñar, no oculta su admiración y afecto al afirmar que " hablar de Mauricio Goldenberg es hablar del maestro, del amigo, de la figura paterna que acompaña, que ayuda a crecer, que estimula, que también exige, que impulsa a querer hacer, a querer saber" (2).

martes, 23 de enero de 2018

Análisis del libro "La escultura y otras técnicas psicodramáticas aplicadas a la psicoterapia"


 “La escultura y otras técnicas psicodramática aplicadas en psicoterapia”, un texto sugerente y provocativo, pero orientado claramente a devolver al lenguaje de la clínica el entramado resultante entre el texto que sucede a un nivel verbal y no verbal, “nuestra posición nace de entender que existe una narrativa corporal, una poética del movimiento o un texto del cuerpo que se escribe cuando éste se expresa con sus gestos, movimientos y posturas” (p.145), aclaran los autores, y que puede sintetizarse en la frase “nuestro texto es el texto dramático” (150) .

Esta afirmación explica la necesidad de sostenerse sobre las 145 páginas anteriores, que es lo que les ha llevado a los autores para entrar de lleno en el tema que da nombre al libro. Da la impresión de haber tenido que ir desgranando aquello que sostiene la escultura (el grupo, la acción, el movimiento), preparando la base conceptual  de la estructura donde se posará la escultura (sistema-escenas internos, proceso terapéutico y catártico), situando sus columnas principales (Moreno, teoría sistémica, relación terapeuta-paciente), y finalmente diferenciando la escultura de otras técnicas psicodramáticas: espejo, doble, inversión de roles las elementales, soliloquio muy importante y, "aparte", autopresentación, multiplicación dramática, juegos, etc.